Comunícate con nosotros: 600 771 3000

Columna: Historia y presente de las mujeres en la ingeniería

“Los países, las empresas y las instituciones deben crear un entorno propicio para que las mujeres demuestren su capacidad innovadora y de liderazgo. Se incrementa la competitividad, la eficiencia y eficacia en los procesos”, señala la directora nacional de programas Advance de la Facultad de Ingeniería y Tecnología, Marcela Molina. 

Columna: Historia y presente de las mujeres en la ingeniería

Elisa Leonida Zamfirescu, la primera ingeniera de la historia, logró su título en Alemania, en 1912. Anteriormente fue rechazada en Bucarest por ser mujer, debiendo trasladarse a Berlín, donde le enrostraban la idea de «las tres K»: «Kirche, Kinder, Küche» (Iglesia, niños y cocina). Pero Elisa no renunció a sus sueños, y sus capacidades hablaron por sí mismas. Dedicó su vida a la investigación en geología y a la educación, liderando varios laboratorios.

MARCELA MOLINA

En nuestro país, Justicia Espada Acuña Mena de Gajardo obtuvo el título de Ingeniería, mención Civil el año 1919, en la Universidad de Chile, transformándose en la primera mujer chilena y sudamericana en recibirlo. Trabajó como calculista en el Departamento de Vías y Obras de la empresa de los Ferrocarriles del Estado en Chile hasta su jubilación, en 1954.

A nivel mundial, las carreras de ingeniería han sido representadas en su mayoría por hombres. Sin embargo, en la actualidad la brecha ha disminuido y existen áreas donde las mujeres muestran mayor participación que en años anteriores, como las de Energía o Bioingeniería.

Según los datos del portal Mi Futuro, en el primer semestre de 2020, a nivel nacional en ingenierías del área ambiental, ellas representaron el 58,6% de la matrícula, lo que demuestra un interés por parte de las mujeres en desempeñarse y contribuir en aristas donde es evidente el impacto positivo en el entorno, personas y a la sociedad en general. La Universidad San Sebastián no es la excepción, puesto que las matrículas de estudiantes mujeres en las carreras de ingeniería ha tenido un crecimiento de un 39% entre en 2020 y 2021.

En la actualidad, para buscar la equidad entre hombres y mujeres resulta transcendental que los prejuicios desaparezcan, ya que una gran cantidad de estudios demuestran que las capacidades para con las matemáticas, tecnología y ciencias son las mismas y la diferencia no tiene nada que ver con el género del o la estudiante.

Es importante preparar a las futuras ingenieras para que aprovechen sus habilidades de liderazgo o “Soft Skills” y desarrollen sus carreras laborales enfocadas en las distintas especialidades e industrias de la ingeniería. La igualdad de género es más que una cuestión de justicia o equidad. Los países, las empresas y las instituciones deben crear un entorno propicio para que las mujeres demuestren su capacidad innovadora y de liderazgo; por ende, se incrementa la competitividad, la eficiencia y eficacia en los procesos.

En conclusión, la expansión de la representación de las mujeres en la ingeniería requiere de un esfuerzo conjunto por parte de las instituciones educativas y los entornos de trabajo, para que promuevan la educación de los modelos femeninos en la ingeniería y eliminen los prejuicios implícitos para hombres y mujeres.

Marcela Molina Flores
Directora Nacional de Programas Advance
Facultad de Ingeniería y Tecnología
Universidad San Sebastián

 

justicia-8M-columna-ingenieria