226613300

USS: Primera Universidad en Chile acreditada por Agencia de la Unión Europea

Casa de Estudios fue certificada por la agencia alemana AQAS, consolidando el proceso de mejora continua que la Universidad ha experimentado en los últimos años y abriendo concretas posibilidades de desarrollo e internacionalización.

En la Universidad San Sebastián, el mejoramiento continuo y el crecimiento con calidad son aspectos fundamentales de su quehacer. Es por eso que permanentemente sus procesos son socializados, revisados y actualizados, de manera que los estudiantes reciban las mejores herramientas para salir preparados a un mercado laboral que no solo es muy competitivo, sino también globalizado, donde ya no parecen existir las fronteras.

Prueba de su compromiso con el aseguramiento de la calidad es la permanente mejora en los procesos de acreditación en los que ha participado. Haciendo un poco de historia, bien vale recordar que cuando enfrentó su primer proceso de acreditación por parte de la Comisión Nacional de Acreditación, CNA-Chile, en 2006, logró dos años; en la etapa siguiente, en 2009, obtuvo 3 años y en 2012 alcanzó la acreditación por 4 años. En el último proceso, realizado en 2016, obtuvo un reconocimiento por 5 años, en las áreas de Gestión Institucional, Docencia de Pregrado y Vinculación con el Medio, gracias a la coherencia de su Proyecto Educativo inspirado en los valores del humanismo cristiano, y que tiene a los estudiantes como el eje principal de su quehacer.

Resultados que también se han hecho extensivos a las acreditaciones por carreras. De hecho, el 95% de sus 27 mil alumnos de pregrado diurno estudia en carreras acreditadas o con calidad certificada. Dos de ellas –Odontología y Medicina Veterinaria– tienen el máximo posible otorgado en Chile: 7 años, lo que pone a ambos programas en lo más alto del sistema educacional, prolongando un estándar de calidad que se replica en todas las ciudades donde la USS está presente: Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Montt.

Certificación internacional

Es en base a este compromiso permanente con la calidad que, como explicó el vicerrector de Aseguramiento de la Calidad, Gonzalo Puentes, “la convicción de que tanto la autoevaluación como las evaluaciones externas son mecanismos muy potentes para mejorar la calidad de la formación de los estudiantes, nos han motivado a complementar el trabajo tendiente a desarrollar un sistema y una cultura de aseguramiento de la calidad mediante una evaluación externa, bajo exigentes estándares europeos”.

En efecto, y a fin de reforzar los avances, detectar oportunidades de mejora y diseñar nuevos caminos en el desarrollo institucional, la Universidad decidió –a fines del año 2017– someterse a una rigurosa certificación de calidad internacional, a cargo de la prestigiosa agencia de acreditación Agency for Quality Assurance (AQAS).

Se trata de una agencia certificadora que cuenta con el respaldo de más de 80 entidades miembros –tanto instituciones de Educación Superior como asociaciones académicas– con sede en Köln, Alemania, y miembro de importantes asociaciones internacionales, como la European Association for Quality Assurance (ENQA), el European Consortium for Accreditation (ECA), The European Quality Assurance Register for Higher Education (EQAR) y The International Network for Quality Assurance Agencies in Higher Education (INQAAHE).

El proceso de acreditación institucional con AQAS enfatiza o destaca –vía la naturaleza de los estándares y los procedimientos evaluativos– la fortaleza del sistema de aseguramiento de la calidad y la efectividad de los procesos de formación de profesionales, esto es, fundamentalmente de pregrado. Los criterios de evaluación para estos efectos están alineados con las Normas y Directrices Europeas (ESG) que buscan el aseguramiento interno y externo de la calidad en la Educación Superior. No son prescriptivas, al tiempo que ofrecen orientación y cobertura de las áreas que son vitales para una entrega de calidad exitosa y entornos de aprendizaje.

Los estándares evaluados son, específicamente: Política y procedimientos para el aseguramiento de calidad; Diseño y aprobación de programas; Seguimiento continuo y evaluación periódica de los programas; Enseñanza, aprendizaje y evaluación de los estudiantes; Admisión, progreso, reconocimiento y certificación de los estudiantes; Personal docente; Recursos para el aprendizaje y apoyo de los estudiantes; e Información.

Gonzalo Puentes, vicerrector de Aseguramiento de la Calidad –unidad encargada de encabezar este proceso–, puntualizó que “la certificación bajo los estándares europeos, abre una serie de oportunidades de vinculación con el espacio universitario de ese continente. Al acreditarnos bajo estándares reconocidos allá, se amplían sustancialmente las posibilidades para futuros convenios, el intercambio estudiantil y académico, la investigación y el trabajo colaborativo con prestigiosas universidades acreditadas bajo los mismos estándares. Además, otorga un mayor valor social a los títulos y grados obtenidos, lo que se incrementa en la medida que el sistema y la comunidad otorguen valor y reconozcan a las acreditaciones transnacionales”.

El proceso de acreditación bajo estándares europeos

Como ya se ha dicho, la Universidad comenzó en 2017 el proceso de certificación internacional. En primera instancia, se conformaron 9 grupos de trabajo internos, organizados según cada uno de los estándares de evaluación, los que contaron con la participación de directivos y académicos de todas las facultades y sedes, y la consulta de ellos a docentes y estudiantes. En estos grupos se analizaron las evidencias que la USS ha logrado demostrar en relación a cada uno de estos estándares. Tal como en el sistema de acreditación chileno, este trabajo derivó en la elaboración y entrega de un informe de autoevaluación a AQAS, en junio de este año.

En el mes de octubre, se materializó la visita de los evaluadores de AQAS a la Universidad, comisión que estuvo integrada por los profesores Dr. Heiner Schanz (Universidad de Freiburg, Alemania); Dr. Francisco Javier Romero (Universidad Europea de Valencia, España); Dra. Yvonne-Christin Bartel(Universidad de Ciencias Aplicadas Ostwestfalen-Lippe, Alemania); el Dr. Ulrich Hoffmeister (Cámara de Comercio e Industria de Lübeck, Alemania, como par evaluador representativo del campo laboral); y Laura Witzenhausen (Universidad de RWTH Aachen, Alemania, como par evaluadora representativa del ámbito estudiantil); quienes visitaron todas las sedes, donde entrevistaron a autoridades, estudiantes, docentes, egresados y empleadores en cada región.

Además, se eligió a la carrera de Kinesiología en la evaluación, para analizar la coherencia entre lo declarado por la Universidad y lo observado en terreno.

Los expertos realizaron un riguroso análisis del cumplimiento de los estándares establecidos por AQAS, con foco en los procesos y resultados evidenciados, emitiendo posteriormente un informe con sus principales conclusiones y recomendaciones.

¿El resultado? Una excelente calificación, que se tradujo en la obtención de esta certificación por el periodo 2018-2024.

Luego de conocida la resolución de AQAS, el rector de la Universidad, Carlos Williamson, manifestó que “esta certificación reconoce nuestro cumplimiento de todos los estándares establecidos por la Unión Europea, destacando la solidez de nuestro sistema de Aseguramiento de la Calidad y la efectividad del proceso de formación de profesionales. Asimismo, nos plantea nuevos desafíos para continuar nuestra trayectoria de mejoramiento continuo y, por cierto, todos estos retos serán considerados en nuestra planificación para continuar nuestro crecimiento”.

El rector añadió que “esta experiencia ha significado, a todas luces, ratificar los alcances y la robustez de la Universidad que la comunidad toda ha construido. Creemos que este proceso, junto con sus alcances técnicos, representa un camino fecundo para hacer coherente la visión institucional con la realidad del día a día, como un reflejo de un trabajo bien hecho y de un sentido de comunidad que nos proyecta como una Universidad que crece, se complejiza y contribuye al bien común del país, con buenos profesionales y buenos ciudadanos”.

La máxima autoridad de la Universidad adelantó que “los juicios y las recomendaciones que se desprendieron de este ejercicio, constituirán –sin duda– un insumo fundamental en la reacreditacion institucional de 2021, bajo el nuevo marco normativo (Ley 21.091). y para la proyección de nuestro quehacer”.